La vuelta a la tortilla

En este espacio pretendemos dar unas pinceladas sobre los aspectos culturales, lingüísticos y sociales no tan conocidos del enorme mundo que engloba el idioma español y sus gentes.

  • Home
    Home This is where you can find all the blog posts throughout the site.
  • Categories
    Categories Displays a list of categories from this blog.
  • Tags
    Tags Displays a list of tags that have been used in the blog.
  • Bloggers
    Bloggers Search for your favorite blogger from this site.
  • Team Blogs
    Team Blogs Find your favorite team blogs here.
  • Login
    Login Login form

El Botillo

Posted by on in Hablemos de comida
  • Font size: Larger Smaller
  • Hits: 2085
  • Subscribe to this entry
  • Print

 

 

Ahora que vivo lejos de mi tierra natal, Ponferrada en la comarca del Bierzo en la provincia de León...si bien la mayoría de los lugareños aborrecen tal denominación ya que se sienten más gallegos que leoneses, recuerdo con añoranza mis despertares dominicales , con el intenso olor de los grelos, la col y la patata al hervir, filtrándose por las ranuras de la puerta de mi habitación.

 

b2ap3_thumbnail_Botillo.jpg

Yo, seguramente resacoso o simplemente sobretrasnochado, me refugiaba bajo mis sábanas intentando reconciliarme con Morfeo, pero por si el olor no era suficiente para despertarme, por la casa se movía ajetreada mi madre, sus ruidos en la cocina, que más bien pareciera que Sancho Panza le estaba colocando la armadura a Don Quijote, me trepanaban los oidos y hacían mi dormir misión imposible.Con los párpados soldados a la cara y con paso vacilante me dirigía a la cocina y entre los vapores de la cocción buscaba a tientas a mi señora madre y una vez hayada le preguntaba con sorna  y resignación "¿Botillo otra vez?".

Ay! quién me diera a mi ahora una botillada con sus buenos chorizos, lacón, garbanzos, cachelos y su verdurita, a mesa servida. Eramos cuatro para comer pero mi madre debía pensar que eramos un batallón. Tranquilos que nada se tiraba, que el botillo es un manjar recien hecho y una gloria al día siguiente y con las verduras sobrantes y trozos de chorizo la buena cocinera preparaba unos purés para chuparse los dedos.

Ya se sabe, uno nunca sabe apreciar lo que tiene hasta que lo pierde.